Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Construye GCDMX Ecoducto para tratamiento de agua residual y recreación de ciudadanos

Publicado el 11 Diciembre 2017
eco-01.jpg
eco-02.jpg
eco-03.jpg
eco-04.jpg
eco-05.jpg
eco-06.jpg
  • Biodigestores y humedales pulen la calidad de 30 mil litros de agua, al día.
  • Beneficia la calidad del aire de la zona.
  • 4 mil 800 metros cuadrados de vegetación y 50 mil ejemplares de plantas.

Como parte de la implementación de políticas públicas enfocadas al cambio climático, mejora de paisaje urbano y recuperación de espacios públicos, para beneficio de más de 300 mil personas, el Gobierno de la Ciudad de México, en colaboración con la asociación civil “Cuatro al Cubo”, construyó el Ecoducto CDMX Río de la Piedad sobre el camellón que divide los sentidos del Viaducto Miguel Alemán.

En un recorrido por el parque lineal, el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, explicó que ésta es una intervención de un total de 1.6 kilómetros, que abarca desde la calle Unión hasta la avenida Monterrey, y sirve para el tratamiento de 30 mil litros de agua residual del Río de la Piedad que se encuentra entubada; además de ser un lugar recreativo para la ciudadanía.

Abundó que lo que está abajo del parque lineal es parte del desagüe de la Ciudad de México y de ahí se toma agua residual para su tratamiento, lo que genera diversos ecosistemas.

El proceso para pulir la calidad de las aguas negras es a través de 8 biodigestores y cuatro humedales artificiales, que remueven los principales contaminantes que se encuentran en las aguas residuales: materia carbonosa, microorganismos patógenos, nutrientes, sólidos suspendidos y metales pesados, entre otros.

En este espacio hay 4 mil 800 metros cuadrados de vegetación y 50 mil ejemplares de plantas, lo que contribuye a la reducción de 50 toneladas de carbono emitidas a la atmósfera cada año y favorece la producción de oxígeno.

Asimismo, la vegetación reduce 10 decibeles el ruido al interior del parque lineal, en comparación con el exterior, y disminuye la acumulación de calor en la zona, manteniendo un clima húmedo.

Para la recreación de los ciudadanos, el Ecoducto CDMX Río de la Piedad tiene un andador peatonal en la parte central del camellón, de 2.60 metros de ancho, 110 bancas para el descanso de los visitantes, 15 techumbres para el resguardo del sol, 186 luminarias que hacen seguro el paseo, 31 reflectores RGB para iluminación artística de los árboles y 48 conexiones USB para la recarga de aparatos eléctricos.

Para brindar seguridad a los paseantes, en ambos lados del corredor hay un barandal de protección con una altura de 1.50 metros, cuatro entradas ubicadas en los cruceros de Viaducto con las avenidas Insurgentes, Patricio Sanz, Medellín y Monterrey.

Como en todos los proyectos del Gobierno de la Ciudad de México, la recuperación fue integral y se hizo una rehabilitación del entorno vial con accesibilidad total por lo que se construirán escaleras, rampas, pasos seguros, ampliación de las banquetas, adecuaciones geométricas en esquinas y camellones.

En una segunda etapa, se realizará un concurso para la construcción de un pabellón cultural y educativo, por lo que este espacio brinda la posibilidad de ser utilizado para fines didácticos, de educación ambiental y concientización.

Este proyecto dignifica un área que ya era utilizada por capitalinos para su esparcimiento, pues realizaban picnics y es la primera intervención que realiza un gobierno, después de casi 75 años de que fue entubado el río.

Su tiempo de vida útil está por encima de los 25 años y posee facilidad de operación, lo que hace factible que jardineros o trabajadores habituados a actividades propias de parques o espacios verdes realicen las tareas de operación y mantenimiento, pues no demanda la instalación de equipos, accesorios o controles sofisticados para su operación.